Acostumbrados estábamos a que Microsoft publicara nuevas versiones de Windows cada x años. Así, en este siglo XXI, por no remontarnos demasiado atrás, tenemos:

  • 2001: Windows XP
  • 2006: Windows Vista
  • 2009: Windows 7
  • 2012: Windows 8
  • 2013: Windows 8.1
  • 2015: Windows 10

Por supuesto, nos estamos refiriendo únicamente a las versiones domésticas y de puesto de trabajo, no de servidor. También sería interesante tratar y comparar las fechas de finalización del soporte, por parte de Microsoft, de cada una de estas versiones, aunque no es el propósito de esta entrada (en todos los casos de varios años, como los 12 de Windows XP, sin duda tiempo récord). También podría ser interesante hablar sobre las distintas ediciones de Windows 10: Home, Pro, Enterprise, Education, Mobile, S (tablets y similares), IOT Core (Raspberry Pi y similar)y Pro for Workstations (equipos más potentes que un PC ofimático), etc.

Sin embargo, el propósito de esta entrada es hablar de lo que Microsoft denomina “actualizaciones” (updates) de Windows 10, y que a día de hoy han sido las siguientes:

  • Windows 10 – Lanzamiento inicial (julio 2015): Soporte hasta mayo 2017 (finalizado).
  • November Update (noviembre 2015): Soporte hasta mayo 2017 (finalizado).
  • Anniversary Update (agosto 2016): Soporte hasta abril 2018 (finalizado).
  • Creators Update (abril 2017): Soporte hasta octubre 2018.
  • Fall Creators Update (octubre 2017): Soporte hasta abril 2019.
  • April 2018 Update (abril 2018): Soporte hasta noviembre 2019.

Este concepto de actualizaciones no tiene nada que ver con el que nos tenía acostumbrado Microsoft hasta Windows 7, através de Windows Update. Normalmente, hasta entonces, eran aspectos “menores” relacionados con la seguridad o el hardware, cuya instalación era opcional la mayor parte de las veces. Incluso, a lo largo de la vida de la versión de Windows que correspondiese -Windows 9x, XP, 7, etc.-, Microsoft agrupaba subconjuntos de actualizaciones en lo que conocíamos como “service packs”. Un service pack suponía la instalación de todas las actualizaciones publicadas anteriormente a su fecha de publicación, y, algunas veces, algunos cambios visuales.

A partir de Windows 10, se plantea el sistema operativo como un servicio. Esto quiere decir que es uniforme. Se va actualizando “solo”, sin darnos opción a rechazar alguno de los componentes de las actualizaciones, y habiendo algunas actualizaciones mayores como las nombradas anteriormente (November, Anniversary, Creators, etc.). Aunque aparentemente, es el mismo sistema operativo porque todo es Windows 10 y la apariencia ha variado poco (look & feeling), muchos han sido los cambios desde la primera versión de 2015 hasta nuestros días.

Respondiendo a la pregunta que da nombre a esta entrada… ¿Y después de Windows 10, qué? Bueno, pues de momento, más Windows 10. Windows 10 actualizado. Nueva actualización de Windows 10. Hasta que posiblemente cambie el paradigma de la informática doméstica, o Microsoft realice un nuevo planteamiento o enfoque.

Si os interesa ampliar información sobre este tema, os ofrecemos algunos enlaces

Wikipedia – Windows 10. Historial de versiones.

Microsoft – Historial de versiones de Windows 10.